Es la fragancia que perciben
mis sentidos consentidos por sus manos.

Es el milagro refulgente entre las sombras
haciendo vida la muerte.

Es la riqueza de los palacios ancestrales
donde vivió su infancia meditativa.

Es la luna de sumeria envuelta en trigo
que nace en pan para alimentarnos.

Lis Luz…disfruto su presencia-raíz
abrazándome en su voz y su silencio,
con su calma vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *